Pissarra DIY

manualidades fácilesTal i com us vam prometre en l’últim post, aquí us presentem una de les manualitats del taller d’aquest estiu. No és gens complicat i ens serveix per a fer servir diferents tècniques amb pintura. A més de ser un resultat molt maco, i no només per als petits, sinó també per a decorar la cuina i tenir un lloc on anotar què falta comprar, deixar-nos missatges, etc.

En el nostre cas, hem fet servir un tros de fusta, però podeu crear una pissarra allà on vulgueu, fins i tot pintant la part de baix d’una capsa de maduixes, per exemple, o un cartró, una capsa de sabates decorada… En qualsevol superfície llisa. Primer el que fem és posar cinta allà on no vulguem que hi vagi la pintura, com a tots els laterals, per exemple, i també podem creuar-ne algunes tires per a crear diferents efectes.

pizarra diyPer a pintar no cal fer servir pintura de pissarra, també ens pot servir pintura acrílica de bona qualitat. Per a evitar que ens quedin les marques del pinzell, farem servir un corró.

Abans que la pintura estigui del tot seca, treurem la cinta. A partir d’aquí la decoració ja és més lliure. Nosaltres vam afegir dues pinces de la roba per a que ens serveixi també com a taulell per a notes i poder-hi penjar fulls o papers.

A la part inferior, per a subjectar el guix, hem enganxat amb cola blanca un perfil de fusta.

La pissarra es pot penjar o es pot deixar recolzada a la paret per a poder-la fer servir allà on vulguem. En aquest cas o també per a decorar els laterals i el frontal, vam crear formes sobre plàstic per a posar-les sobre la fusta i pintar al voltant amb una esponja, d’aquesta manera ens queda el perfil de la figura. A l’hora de pintar amb esponja, la idea és poder barrejar diferents colors i a mida que anem fent tacades aquests es van barrejant i crear nous colors a la mateixa fusta.

I fins aquí! Una activitat molt senzilla però que dóna molt bons resultats i ens pot servir per a decorar, jugar al pictionary… 😉

pintar con esponja

pizarra

···
Tal y como os prometimos en el último post, aquí os presentamos una de las manualidades del taller de este verano. No es nada complicado y nos sirve para utilizar diferentes técnicas con pintura. Además de ser un resultado muy bonito, y no sólo para los pequeños, sino también para decorar la cocina y tener un lugar donde anotar que falta comprar, dejarnos mensajes, etc.

En nuestro caso, hemos utilizado un trozo de madera, pero puede crear una pizarra donde desee, incluso pintando la parte de abajo de una caja de fresas, por ejemplo, o un cartón, una caja de zapatos decorada. En cualquier superficie lisa. Primero lo que hacemos es poner cinta donde no queramos que vaya la pintura, como todos los laterales, por ejemplo, y también podemos cruzar algunas tiras para crear diferentes efectos.

Para pintar no es necesario usar pintura de pizarra, también nos puede servir pintura acrílica de buena calidad. Para evitar que nos queden las marcas del pincel, utilizaremos un rodillo.

Antes de que la pintura esté del todo seca, quitaremos la cinta. A partir de aquí la decoración ya es más libre. Nosotros añadimos dos pinzas de la ropa para que nos sirva también como mostrador para notas y poder colgar hojas o papeles.

En la parte inferior, para sujetar la tiza, hemos pegado con cola blanca un perfil de madera.

La pizarra se puede colgar o se puede dejar apoyada en la pared para poder utilizar allí donde queramos. En este caso o también para decorar los laterales y el frontal, creamos formas sobre plástico para ponerlas sobre la madera y pintar alrededor con una esponja, de esta manera nos queda el perfil de la figura. A la hora de pintar con esponja, la idea es poder mezclar diferentes colores y a medida que vamos haciendo manchadas estos se van mezclando y crear nuevos colores en la misma madera.

Y hasta aquí! Una actividad muy sencilla pero que da muy buenos resultados y nos puede servir para decorar, jugar al pictionary …;)

Anuncis