Restauració d’un revister antic

revistero antiguo
Vam trobar aquest revister antic als encants vells de Barcelona i ens van encantar els detalls i ornaments en forma de flors. Així que l’hem restaurat per a que sembli totalment nou però sense perdre l’essència vintage.

Primer de tot és important polir la peça per a treure la brutícia i les parts d’òxid que pugui tenir. Després li pasasrem un drap humit per acabar de treure tota la pols que hi pugui quedar. Assequem.

Abans de donar-li color, li donarem una o dues capes d’imprimació per tal que la pintura s’adhereixi millor al metall i de forma més uniforme.

revistero metalEn el nostre cas, primer li hem donat una base d’esmalt en color blau turquesa. Aquest color després quedarà bastant tapat, però ens servirà per donar-li un efecte desgastat i vintage.

Un cop assecada la pintura, li donarem els darrers tocs amb pintura blanca per tal que aquesta tapi (però no del tot) el blau turquesa que hem posat de base.

restauracion revistero vintageMullem només la punta del pinzell en pintura blanca i donem uns copets procurant que les pinzellades segueixin les línies i que no quedin gotes. La idea és anar aplicant molt poca pintura i donar més d’una passada si cal allà on veiem que no queda prou “natural” l’efecte. Anirem tapant amb blanc el que ens convingui i deixarem que es mostri el blau allà on vulguem.

Al final queda una cosa així:

 

revistero metal restaurado

revistero vintage restaurado

Encontramos este revistero antiguo a los encantes viejos de Barcelona y nos encantaron los detalles y adornos en forma de flores. Así que lo hemos restaurado para que parezca totalmente nuevo pero sin perder la esencia vintage.

Ante todo es importante pulir la pieza para quitar la suciedad y las partes de óxido que pueda tener. Después le pasasrem un paño húmedo para terminar de quitar todo el polvo que pueda quedar. Secamos.

Antes de darle color, le daremos una o dos capas de imprimación para que la pintura se adhiera mejor al metal y de forma más uniforme.

En nuestro caso, primero le hemos dado una base de esmalte en color azul turquesa. Este color después quedará bastante tapado, pero nos servirá para darle un efecto desgastado y vintage.

Una vez secada la pintura, le daremos los últimos toques con pintura blanca para que ésta tape (pero no del todo) el azul turquesa que hemos puesto de base.

Mojamos sólo la punta del pincel en pintura blanca y damos unos golpecitos procurando que las pinceladas sigan las líneas y que no queden gotas. La idea es ir aplicando muy poca pintura y dar más de una pasada si es necesario allí donde vemos que no queda suficientemente “natural” el efecto. Iremos tapando con blanco lo que nos convenga y dejaremos que se muestre el azul donde queramos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s